Innovación en tiempos de coronavirus

La crisis sanitaria global provocada por el coronavirus ha desencadenado un gran despliegue de recursos. Investigadores, empresas e innovadores no han parado de poner su granito de arena para tratar de paliar los efectos de la pandemia

En las últimas semanas han surgido numerosas iniciativas para compartir recursos y conocimiento, como datos y diseños ‘open source’, que ayuden a encontrar respuesta a algunos de los retos que plantea la rápida propagación del virus. Desde garantizar el buen funcionamiento y abastecimiento de materiales en los centros sanitarios hasta paliar las consecuencias del distanciamiento social.

Repasamos algunas de estas ideas y propuestas innovadoras que están combatiendo la crisis.

Apps que detectan el virus

En España se han creado apps para seguir la evolución del coronavirus y atender a los afectados. Es el caso de Stop Covid Cat 19, una aplicación diseñada para detectar la enfermedad, hacer un seguimiento de los pacientes, ver cómo evoluciona la pandemia en Cataluña y favorecer la toma de decisiones.

En Madrid, se creó coronamadrid.com, una web lanzada por la Comunidad de Madrid diseñada para ofrecer medidas preventivas y de evolución en cada momento. Ha permitido a los usuarios que han sospechado tener el virus realizar una autoevaluación de su estado de salud en función de sus síntomas y, según su resultado, recibir las instrucciones y recomendaciones pertinentes para tratarse. 

El objetivo de estas iniciativas, desarrolladas en tiempo récord, ha sido evitar la congestión de las líneas habilitadas para el coronavirus y facilitar información más concisa sobre la epidemia a las autoridades sanitarias.

Consultas médicas virtuales

La telemedicina ha llegado para quedarse. La crisis del coronavirus ha conllevado una proliferación de la salud digital y de las plataformas de telemedicina. 

Es el caso de la web www.actasanitaria.com, donde más de 300 sanitarios en todo el país han montado un hospital de urgencias online con diferentes especialidades.

Otro ejemplo la #iniciativasanitaria, una campaña iniciada en Twitter por un gran número de profesionales sanitarios en España que ofrecían sus servicios online desinteresadamente para ayudar a los demás.

Gracias a la telemedicina, el diagnóstico y el tratamiento se pueden convertir en procesos rápidos y sencillos en los que el paciente solo tiene que abrir una aplicación, detallar sus síntomas y esperar a que un médico le atienda a través de una consulta virtual.

Coronavirus Makers

Coronavirus Makers nació para ayudar a todos aquellos que han estado y siguen estando al frente de esta situación. Con la ayuda de impresoras 3D, empezaron a fabricar pantallas protectoras y viseras para intentar suplir la falta de material e intentar así proteger a los que nos protegen.

Una vez que se han cubierto las necesidades de estos colectivos, ahora ponen a disposición este material de manera gratuita para profesionales de distintos sectores que están en activo, sobre todo teniendo en cuenta la desescalada, y que puedan necesitarlo por estar de cara al público o realizando sus trabajos en la calle.

Chatbots

La Organización Mundial de la Salud lanzó un chatbot para proporcionar a la gente información sobre el coronavirus a medida que la pandemia se extendía por todo el mundo.

El servicio permite a los usuarios, a través de Whatsapp, aprender más sobre las tasas de infección actuales, cómo protegerse y obtener respuestas a las preguntas más frecuentes sobre la enfermedad.

Videollamadas

Probablemente, un confinamiento como el que hemos vivido hubiera sido mucho más difícil de llevar hace apenas 20 años. Sin internet ni redes sociales para comunicarse con los demás, el teléfono se habría convertido en nuestra única ventana al mundo. Gracias a las nuevas tecnologías, las ventanas son tantas que las paredes parecen transparentes.

Las videollamadas nos han permitido mantenernos conectados con nuestros seres queridos. En ocasiones han sido un respiro, un alivio o un consuelo para muchos. Además, también han facilitado reuniones de trabajo y han ayudado a los profesores a dar clases online y mantenerse conectados con sus alumnos.