ISC Formula Student, innovación y emprendimiento energético

Un coche monoplaza, 100% eléctrico, desarrollado por estudiantes de ingeniería de la Universidad Pontificia de Comillas ICAI: eso es ISC Formula Student. Un proyecto innovador que apuesta por la energía eléctrica y que cuenta con el respaldo de Iberdrola, permitiendo a los alumnos participantes desarrollar su talento, creatividad e introducirse en el mundo laboral a base de esfuerzo, sacrificio e ilusión.

En busca de jóvenes talentos

El ISC (Icai Speed Club) es una Asociación de Estudiantes de la Universidad Pontificia Comillas apasionados del mundo del motor y la movilidad eléctrica. Actualmente la asociación trabaja en tres proyectos: Moto Student Petrol, Moto Student Electric y Formula Student Electric. La escudería eléctrica nació hace tres años tras el éxito de la moto de combustión y la inquietud de los estudiantes por convertir en sostenibles los medios de transporte convencionales. Fue una manera de reinventarse y de añadir un punto extra de dificultad al diseño y fabricación de los vehículos. Aquí destaca el ISC Formula Student Electric que nació eléctrico, cosa poco habitual para los equipos que compiten en esta categoría, cuya trayectoria suele ser afianzar la construcción y diseño de un monoplaza de combustión primero. 

Teresa Gil, Gerente de Operaciones y Finanzas ISC Formula Student Electric asegura que “ISC Formula Student ha supuesto un gran reto a todos los que integramos el proyecto, pero para nosotros supone una apuesta a futuro; trabajar en la movilidad eléctrica”. Teresa es una de esas joyas, estudiante de ICAI, participó con Iberdrola en su primer StartCamp, un hackathon de 48 horas llevado a cabo en colaboración con la asociación de emprendedores StartComillas en el que los estudiantes trabajan en su idea con la ayuda de mentores del sector. Asegura que su participación le hizo evolucionar, crecer profesionalmente durante la universidad y a raíz de eso se involucró en el ISC Formula Student. Después, Iberdrola apostó por la escudería eléctrica, lo que supuso un reencuentro de Teresa con la compañía. La joven realizó sus prácticas en el departamento de Innovación, al igual que su proyecto de final de grado de una central hidroeléctrica de Iberdrola.

Un hobby que requiere mucho esfuerzo y dedicación

Este innovador proyecto apoyado por IBERDROLA U es un punto de encuentro para estudiantes, tanto de Ingeniería como de Derecho y Empresariales que, gracias a sus puntos de vista aportan riqueza al proyecto. “Los alumnos que integramos el proyecto asumimos el compromiso de llevarlo adelante y lo hacemos en nuestro tiempo libre. El día a día del proyecto nos hace enfrentarnos a situaciones que se salen de lo que vivimos en la universidad. Es una experiencia profesional en la que el estudiante está al mando y necesita de todos los miembros del equipo para conseguir lograr el objetivo”, asegura Teresa Gil. 

Todos los integrantes del equipo consiguen crecer como personas y como profesionales. Se trata de un trabajo no remunerado, un hobby que requiere mucha dedicación, horas de trabajo, planificación y afán de ser mejor. “Hemos creado un clima de trabajo en el que todo el mundo es consciente de que, más allá del proyecto, lo prioritario es avanzar en los estudios. Esto es de las cosas que más valoro de lo que hemos creado en estos años, no solo construimos un monoplaza, si no que creamos sinergias entre alumnos incluso fuera del proyecto. Hemos creado una pequeña comunidad en la que confluyen estudiantes con aspiraciones que trabajan alineados y terminan siendo «uña y carne». No solo luchan por superarse a sí mismos, buscan que todos los miembros lo hagan para así crecer como equipo”. 

Una pequeña empresa que engloba desde la captación de fondos al desarrollo completo del producto: el monoplaza eléctrico. Nos enfrenta a un proyecto de manera global y nos hace conscientes de todos los engranajes que lo forman, muchos de los cuáles se nos escapaban. Por otra parte, además del conocimiento técnico y específico que se adquiere, la gestión de tiempos y de equipos es parte fundamental de nuestro trabajo. Aprender a liderar un equipo, mantener su motivación y cumplir la planificación cuando todos somos estudiantes  con períodos de exámenes y de estrés, supone un reto en lo que gestión a personas se refiere. De cara al mundo laboral, llevamos lecciones aprendidas que nos permitirán mejorar en el futuro”, afirma Teresa. 

El futuro para los jóvenes se escribe con energía eléctrica

La escudería ISC Formula Student busca competir por tercera vez consecutiva en Formula Student Spain en Agosto de 2020 en el circuito de Montmeló y, por ello, acaban de presentar la próxima temporada con el fin de buscar nuevos talentos que incorporar al equipo. Para estos jóvenes, el futuro se escribe con energía eléctrica. “Como sociedad tenemos el reto de encontrar maneras de obtener energía que no condicionen a las generaciones futuras. En ese intento por reducir las emisiones de gases contaminantes e impulsar el uso de energías renovables la movilidad eléctrica supone una alternativa al transporte convencional. En lo que engloba nuestro proyecto, este año en Formula Student Spain vimos como el número de monoplazas de combustión que competían había disminuido respecto al año pasado. En la edición de 2018 compitieron 38 equipos de combustión frente a los 29 que participaron este año. Esto nos hace pensar que son muchos los estudiantes que apuestan por el futuro eléctrico y que se incorporarán a esta industria al acabar sus estudios. Para nosotros, haber apostado por el transporte eléctrico desde el principio supone un orgullo”, afirma Teresa.