Rosalind Franklin, el nuevo vehículo explorador para descubrir vida en Marte

Un panel de expertos eligió ‘Rosalind Franklin’ entre más de 36.000 entradas enviadas por ciudadanos de todos los estados miembros de la ESA, tras un concurso lanzado por la Agencia Espacial del Reino Unido en julio del año pasado. Este explorador será el primero de su tipo en combinar la capacidad de recorrer Marte con su estudio en profundidad.

Así, el vehículo que lleva el nombre de Rosalind Franklin perforará hasta dos metros en la superficie para muestrear el suelo, analizar su composición y buscar evidencias de vidas pasadas, quizás incluso de las actuales, enterradas bajo tierra.

¿POR QUÉ ROSALIND FRANKLIN?

Rosalind Elsie Franklin fue una química británica que contribuyó a desentrañar la estructura de doble hélice de nuestro ADN. También hizo contribuciones duraderas al estudio del carbón, carbono y grafito. Hoy, la ESA la elige como protagonista de este cometido, siguiendo la larga tradición de nombrar sus misiones bajo la apelación de grandes científicos, incluidos Newton, Planck y Euclid.

“Este nombre nos recuerda que en los genes humanos se encuentra la necesidad de explorar. La ciencia está en nuestro ADN y en todo lo que hacemos en la ESA.  El explorador Rosalin captura este espíritu y nos lleva a todos a la vanguardia de la exploración espacial”, declara Jan Woener, director de la ESA.

Un nombre que nos recuerda que en los genes humanos se encuentra la necesidad de explorar. La ciencia está en nuestro ADN

El nombre se reveló hace unos días en el ‘Mars Yard’ Airbus Defence and Space en Stevenage, en Reino Unido, donde se está construyendo el vehículo. El astronauta de la ESA, Tim Peake, se reunió con los participantes de la competencia que eligieron el nombre ganador y recorrió las instalaciones junto con el Ministro de Ciencia del país británico, Chris Skidmore.

“Este vehículo, equipado con instrumentos de próxima generación,  explorará la superficie marciana. Con él, estamos construyendo nuestra herencia europea en la exploración robótica, y al mismo tiempo diseñamos nuevas tecnologías” asegura Tim en declaraciones ofrecidas a la ESA.

LA MISIÓN DE ROSALIND FRANKLIN

Este explorador transmitirá datos a la Tierra a través del Trace Gas Orbiter, una nave espacial que busca pequeñas cantidades de gases vinculados a la actividad biológica o geológica que podrían estar desde 2016 en la atmósfera marciana.

Rosalin ya tiene un sitio de aterrizaje propuesto. El noviembre pasado, un grupo de expertos eligió Oxia Planum, cerca del ecuador del planeta,  un ambiente que alguna vez fue rico en agua y que podría haber sido colonizado por la vida primitiva.

Mirando más allá de esta misión concreta, traer muestras de Marte es el siguiente paso lógico para la exploración robótica. Por este motivo, la ESA ya está definiendo un concepto para una misión de retorno de muestra que trabaja en cooperación con la NASA. “Devolver muestras marcianas es un gran desafío que requerirá múltiples misiones, cada una sucesivamente más compleja que la anterior”, dice David Parker, Director de Exploración Humana y Robótica de la ESA.

Queremos acercar el Planeta Rojo a casa. Queremos profundizar en sus misterios y devolver el conocimiento y los beneficios a las personas en la Tierra. Las muestras planetarias devueltas son verdaderamente un regalo: un tesoro científico para las generaciones venideras”, añade.

Así, estas misiones resultan cruciales para resolver cuestiones científicas fundamentales como, la tan ansiada respuesta a si podría haber vida más allá de nuestro planeta.

Por este motivo, la ESA lleva explorando Marte desde hace más de 15 años y así continuará, con nuevas misiones como la del explorador Rosalin Franklin, manteniendo su presencia en el Planeta Rojo durante la próxima década.